Share Button

No se trata sólo de dirigir, sino también de compartir e inspirar. La creación de una cultura de organización es un factor clave para el éxito de cualquier empresa en la era digital, según afirma en este informe McKinsey.

Y en un momento de disrupción tecnológica esta labor, incide, puede verse lastrada principalmente por tres barreras:

– El miedo a innovar.
– La escasa orientación a cliente.
– La formación de silos.

Obstáculos, observa McKinsey, que son especialmente difíciles de derribar en la era digital.
Y que impactan además sobre la buena marcha del negocio.

 

Culture for a digital age McKinsey Company

Ante ello, ¿Qué pueden hacer los líderes de hoy para derribar dichas barreras y acercarse todavía más a sus equipos?
Estas son algunas claves:

Construir una cultura sin miedo al fallo

Propicia a la innovación, a impulsar a la empresa más allá de sus barreras tradicionales, abriéndola a otras industrias y áreas de actividad. La tecnología ha cambiado las reglas del juego en muchos sectores, dando lugar a la aparición de nuevos actores o a la mutación, para poder sobrevivir, de los ya existentes.

McKinsey señala al respecto cómo este cambio cultural en las compañías debe empezar desde arriba y sugiere a sus líderes aplicar una serie de medidas como democratizar la innovación y entender que todo fallo conlleva un aprendizaje (o un éxito). Solicita asimismo aprender a delegar y a moverse entre equipos más allá del código de las jerarquías.

Pero para ello, indica, el líder debe de rodearse de las personas adecuadas y ser capaz de detectar el talento en su organización, así como insuflar una mentalidad ágil y disruptiva, propia del mundo digital.

Cliente, cliente y cliente

Y para conocerlo, diseñar iniciativas que permitan estar no sólo en contacto continuo con él, sino en plena interacción, para aprender más sobre él y reforzar su fidelidad.

Compañías casi decanas de la experiencia de usuario en el terreno digital, como Apple o Amazon, han llevado a los consumidores a percibir y reclamar lo memorable como estándar; por lo que toda empresa que no cuide este aspecto está condenada a perder puntos en el mercado.

Pero no todo es tan duro como parece. McKinsey señala que este acercamiento al cliente, además de jugar a favor de su fidelización, puede ayudar a las empresas a reducir riesgos, por ejemplo cocreando con ellos nuevos productos y servicios validados y testados con consumidores de forma previa a su lanzamiento o también conociendo su opinión para mejorar otros ya existentes.

Redistribuir conocimientos y oportunidades

Entendiendo como parte del pasado, e incoherente con el paradigma digital, una forma de trabajo basada en el secretismo y la ausencia de voluntad de colaboración con los demás.

Cuando existen barreras a la información o ésta llega a las manos inadecuadas es más difícil poder poner una solución a los problemas.

Romper silos conlleva brindar a toda una organización una visión global y, sobre todo, poner sobre la mesa cuál es la estrategia y los objetivos comunes a alcanzar entre todos.

bullet ¿Quieres generar una cultura de innovación en tu organización?
Conoce cómo podemos ayudarte.