Site Loader
Share Button

La literatura en torno a la innovación suele recoger sus éxitos, pero no con tanta frecuencia sus errores. Sin embargo, el error es muchas veces inherente a la propia innovación, como parte de un proceso de aprendizaje y del camino hacia el éxito.

En este post repasamos algunos de los errores más comunes que suelen cometerse en innovación, con objetivo de minimizar su impacto.

#1 Confiar la innovación sólo a gurús y genios (aunque lo sean)

Todos conocemos los casos de Steve Jobs, Elon Musk, Jeff Bezos… empresarios de indudable éxito que han aupado a sus compañías al podio de las más innovadoras. Es ingenuo pensar que dentro de cada organización hay un ‘serial innovator’ como ellos. Como también lo es relacionar el éxito de sus compañías sólo con ellos.

Los grandes líderes se rodean siempre de un gran equipo. Algo similar pasa a la hora de innovar. La innovación verdadera requiere de la colaboración de distintos talentos y perspectivas.

#2 Sólo es innovación si es original

Es decir, si crea algo completamente nuevo. Con ello se olvida el valor de la llamada innovación incremental o evolutiva que, entre otras bondades, ofrece con pequeñas iteraciones una segunda vida a productos al final de su ciclo de vida, ayuda a mejorar procesos internos…

repasamos algunos de los errores más comunes en innovación

#3 No tener un plan

Un error muy común es querer generar un clima propicio a las nuevas ideas e innovación sin que detrás haya una conexión con los objetivos de la organización. El no contar con una estrategia definida de innovación lastra sus esfuerzos, porque aunque surjan nuevas ideas, una menor parte de ellas se orientarán a resolver retos y necesidades reales.

#4 Querer buscar respuestas sin definir antes los problemas

En línea con el punto anterior, si la innovación es algo diferente que crea valor, para ello deberá resolver una necesidad. Muchas veces se obvia este punto, y se dispara un gran número de ideas sin enfocarse a detectar primero, y buscar después, soluciones a los problemas que realmente existen.

#5 Creer que todo marcha solo (y sobre ruedas)

Y que una vez se despliegan iniciativas para hallar nuevas ideas marcharán solas. La existencia de un equipo de gestión de la innovación es vital para llevar un control sobre estas iniciativas, ayudar a detectar las mejores ideas, y auparlas dentro de la organización para que se aprueben y asignen recursos a su desarrollo.

#6 Ausencia de cultura de innovación

La falta de un sustrato a nivel corporativo que estimule la innovación es uno de sus errores más comunes. Y también de los más difíciles de subsanar, pues lleva asociado un cambio cultural dentro de la organización. Dentro de él, es común trabajar a dos niveles: despertando el apetito del conjunto de los trabajadores por participar en la innovación, y sobre los puestos directivos, haciendo visibles los beneficios de la escucha de los empleados.

#7 Mentes abiertas, trabajo en silos

Si las distintas áreas de una organización no se comunican y colaboran entre sí, es muy probable que sus esfuerzos en innovación se vean limitados. La diversidad suele ser sinónimo de riqueza en innovación, al aportar más puntos de vista y posibles soluciones con los que resolver problemas. Para beneficiarse de ella, una organización deberá fomentar la colaboración transversal e, incluso, la formación de equipos de trabajo multidisciplinares.

¿Tu organización cuenta con los mimbres necesarios para innovar?
Comprueba en nuestro test gratuito de autoevaluación su estado de salud en innovación.

#8 Usar métodos tradicionales de brainstorming

Tales como sentar a varias personas en una sala y acometer un bombardeo de ideas, bajo el supuesto (encomiable) de que ninguna de ella es mala. Las sesiones de ideación, aun preservando ese carácter abierto, requieren de una estructura y objetivos. El uso de herramientas digitales de ideación permiten enfocar estos esfuerzos y, además, no limitan la creatividad de los participantes al tiempo compartido entre cuatro paredes.

#9 Errores en la propia percepción de la innovación

Al concebir ésta como algo que sólo pertenece a un área funcional o un número limitado de personas, generalmente dentro de un despacho. Una aproximación holística a la innovación permitirá multiplicar su impacto dentro de toda la organización y transformar sus distintas áreas. De cara a ello, cada vez es más habitual que las grandes organizaciones apuesten por desplegar programas corporativos de innovación.

#10 Fallar y abandonar

Por último, uno de los errores más comunes. La innovación conlleva un continuo ‘tira y afloja’ donde es más que habitual el ‘ensayo y error’. También es una carrera cuyos grandes resultados suelen obtenerse en el medio plazo. Por ello, también será importante equilibrar esfuerzos entre una innovación disruptiva y aquella que puede ofrecer frutos (quick wins) a corto plazo.

Impulsa la innovación dentro de tu organización
Descubre nuestro software de gestión de la innovación.
solicita una demo del software de gestión de la innovación



No termines aquí: libera todo tu acceso a la innovación
Suscríbete a nuestra newsletter mensual de innovación


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *