Share Button

El actual entorno disruptivo exige a las empresas estar en continua transformación para no quedarse atrás y diferenciarse de sus competidores. En dicha carrera, son cada vez más las compañías que optan por abrirse a colaborar con actores externos.

Deloitte destaca en su informe “Innovación en Europa” cómo esta apertura marca un diferencial a la hora de “impulsar la innovación y protegerse de la embestida disruptiva” y recalca como crucial que, en dicha apuesta, la importancia de que las empresas creen alrededor un ecosistema de colaboradores coordinado del que nutrirse para innovar.

Innovación abierta a expertos y grandes audiencias.

Asimismo, al citar los principales actores y recursos externos con los que innovar, las organizaciones refieren el uso de expertos de nicho y de otras industrias (45 y 41%, respectivamente, por lo general a través de workshops) y, en segundo lugar, la “generación de ideas por parte de un gran volumen de usuarios” (34%) a través de plataformas y comunidades online.

Asimismo, el informe de Deloitte también hace hincapié en los principales frenos con lo que topan las empresas europeas cuando implementan sus estrategias de innovación, destacando la resistencia cultural al cambio, la carencia de competencias técnicas dentro de su talento interno y la falta de disponibilidad de proveedores tecnológicos para implementar nuevas tecnologías.

Preguntar a colaboradores externos y a grandes audiencias es una de las maneras más comunes de innovar, según Deloitte.

5 áreas de mejora para la innovación europea.

Europa, según esta consultora, “no se queda atrás en la carrera hacia un futuro digital”. Sin embargo, en su infome establece cinco grandes áreas para el desarrollo de la competitividad en innovación de sus empresas:

1. No ceñirse únicamente a la tecnología.
No basta con contar con la tecnología adecuada e invertir en ella, si tras ella no están los profesionales y las estructuras organizativas oportunas.

2. Cambio de cultura corporativa.
La resistencia al cambio es uno de los principales frenos a la innovación. Para romper esta barrera, la empresa europea no sólo debe inculcar a todos sus empleados la importancia de la innovación, sino también hacerles partícipes de ella.

3. Innovar en beta permamente.
La innovación no debe tener techo o concebirse como algo limitado, sino que debe orientarse hacia aquellos aspectos de mayor relevancia competitiva de una industria o sector. Y para ello, sus empresas deben adoptar modelos de trabajo ágiles e iterativos.

4. Priorizar competencias.
La formación del talento es fundamental para obtener resultados más innovadores; siendo también un factor en desarrollo continuo y que requiere de inversión por parte de las empresas.

5. Dar forma a un ecosistema propio, con propios y ajenos.
Abrirse a colaboradores externos es un factor clave en la aceleración de los procesos de innovación. El informe es claro al respecto, y destaca entre sus ventajas las del intercambio de conocimientos, tecnologías y expertises.

La necesidad de innovar, una constante también para la gran empresa española

España se sitúa a la cabeza en innovación en Europa, según la encuesta efectuada por Deloitte, que también destaca cómo está previsto que en los próximos dos años el 93% de nuestras empresas incrementen su presupuesto en innovación, superando a la media europea (88%), y posicionando a nuestro país como el segundo del continente en este ámbito [conoce cómo podemos ayudarte a impulsar tu programa corporativo de innovación].

 Solicita una demo y descubre nuestro software y metodología de gestión de la innovación.

Contenido relacionado:
Las 6 barreras de Gartner a la transformación digital.
¿Dónde sitúan las empresas sus esfuerzos de innovación?