Site Loader
Share Button

Innovación colectiva en la agenda de grandes empresas, con Londres como telón de fondo, y lo colaborativo como eje conductor. Grandes nombres del selectivo IBEX 35, como Repsol y Banco Sabadell, e instituciones educativas como la UNED compartieron el 7 de septiembre en la capital británica sus mejores prácticas en procesos de innovación colectiva.

El evento, organizado por ideas4all Innovation e IXC en el Institute of Directors londinense, contó además con la presencia de empresas de distintos sectores, como Mondelez, Marks & Spencer, Banco Santander y GE Healthcare, así como de varias universidades británicas.

Prueba latente de que la innovación y la transformación organizacional es un asunto transversal que afecta a todas las industrias. Y de que los procesos de inteligencia colectiva permiten poner en valor como materia prima al conocimiento existente en cualquier tipo de organización.

Apostando por el potencial transformador del talento colectivo

En ese sentido, la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia) presentó su experiencia con Horizonte UNED 50, una comunidad de innovación colaborativa y abierta a todos los colectivos (Centros Asociados, Alumni, PAS…) que conforman la universidad.

La UNED impulsa un programa de open innovation junto a sus grupos de interés
En palabras de su Vicerrector de Profesorado y Vicerrector Primero, Ricardo Mairal; apostar por la innovación colectiva y el crowdsourcing de ideas ha permitido aflorar todo el talento existente en la universidad más allá sedes y barreras geográficas y reivindicar, en entornos digitales, el tradicional papel de la Universidad como centro de debate de las ideas.

Más de 2000 miembros de los distintos ámbitos que conforman la universidad han aportado sus ideas para transformar la UNED de cara a su 50 aniversario y hacia un horizonte de futuro más innovador, participativo e implicador que permita construir la universidad del futuro a través de procesos colectivos.

La iniciativa fue escuchada en directo por representantes de algunas de las principales universidades británicas, como el Imperial College London, el King’s College London o la University of Kent y la Middlesex University.

El crowdsourcing de ideas, también presente en la agenda global de transformación de las empresas

El talento colectivo también hace fuertes a las empresas en una economía del conocimiento, en la que la oferta de valor muchas veces va más allá de bienes tangibles.

El Director de Innovación del Banco Sabadell, Carlos Alonso, contó el caso de éxito de la entidad con una comunidad de innovación abierta para empleados. En siete años de vida, ésta se ha convertido en un puntal para promover una cultura interna de innovación, detección de talento y engagement a través de procesos colectivos, democráticos y transparentes de participación.

Tal es así que Alonso destacó un proyecto, surgido a través de una idea compartida en la comunidad, que ha permitido promocionar a sus autores -varios empleados del banco- hasta el punto de haber viajado a Silicon Valley para presentar el mismo.

Londres, punto de encuentro de open innovation

También en esa línea, Juan Luis Rodríguez Sánchez del Álamo, Subdirector de Innovación en Repsol; afirmó como el contar con una comunidad de innovación abierta ha sido clave para la petrolera a la hora de desarrollar una cultura interna de innovación y de alineamiento estratégico.

Asimismo, destacó su importancia para extraer lo mejor de los grandes entornos empresariales, marcados por la diversidad, a través de nuevas formas de trabajo marcadas por la cooperación, la cocreación y al aprendizaje colectivo.

Pese a sus distintos orígenes, los tres invitados dialogaron y compartieron con los presentes algunas de las mejores prácticas para la gestión de la innovación a través de comunidades abiertas y colaborativas.

Estas son algunas de ellas.

– Los beneficios medibles pueden ser intangibles (creación de cultura de innovación) o tangibles (ideas que cristalizan en productos y servicios). En el caso de las últimos, cabe diferenciar entre innovaciones con efecto a corto (incrementales, evolutivas, quick wins…) y a largo plazo (disruptivas, transformadoras).

– Aunque suene obvio, el éxito de los entornos digitales de innovación abierta depende de la participación. Para ello es vital el compromiso de la alta dirección en el proyecto y la comunicación integradora en torno al mismo.

– Iniciativas así se basan en la bidireccionalidad y la transparencia. Además, los mensajes son integradores  y la participación, horizontal. Las ideas merecen ser escuchadas, salgan o no adelante.

– La participación puede incentivarse con mecanismos de recompensa a la comunidad, tangibles o intangibles.

¿Todavía tienes curiosidad por saber algunas más?
No dudes en contactarnos y te las contamos, de forma individualizada y adaptada a tu organización.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *