Site Loader
Share Button

Una vez me dijo un amigo empresario que es ingeniero industrial y para aquél entonces trabajaba como Inspector de Hacienda, A todo hay quien gane, siempre hay alguien que corre todos los días más y mejor que tú, que recita mejor que tú, que dibuja mejor que tú , que baila mejor que tú, que liga mejor que tú, que se le dan mejor las matemáticas, que entiende de finanzas mejor que tú, que lidera a su equipo mejor que tú, al que le siguen sus equipos ciegamente vaya donde vaya, que canta en los karaoke mejor que tú, que tiene mejor hándicap al golf que tú, ¿y? … pues eso y qué importa, en eso consiste la diversidad.

Y ¿a qué viene esta introducción? ¿acaso es relevante para ilustrar lo que es importante para innovar? Pienso que sí. Y es que en general para competir siempre nos estamos comparando con otros. Las cifras, los rankings, nos comen la moral, nos hacen sentir que el siguiente paso para superar al siguiente competidor en el mercado o al siguiente país en las estadísticas europeas comparables de innovación, tecnología, productividad, es muy difícil y que no llegaremos nunca.

Eratóstenes, wikipedia
Eratóstenes, wikipedia

A veces la solución está dentro de nosotros mismos, las empresas, las instituciones, las Universidades y los gobiernos que dirigimos, y es que no hace falta compararse. Los grandes innovadores no se comparaban con nadie, se median día a día contra sí mismos, se preguntaba: ¿lo estoy haciendo lo mejor que puedo? ¿utilizo los recursos de una manera eficaz para lo que soy yo, no lo que son los demás? y allí está es la clave a mi entender.

Cuando un joven emprendedor me pregunta cuál es mi mejor consejo le digo lo que nos decían nuestros padres cuando éramos jóvenes:

No te compares con los demás, compárate contigo mismo. Pregúntate si lo estás haciendo (lo tuyo) lo mejor que puedes. Si no es así, esfuérzate más. Si es así, espera, que el tiempo es un caballero y la gente lo notará y lo reconocerá.

Compararte con los demás es muchas veces contraproducente porque conduce al bloqueo y la esterilidad. Todo se ve tan lejos e inalcanzable que puede desmotivarte. Hay que ir dando pasos poco a poco, paso a paso. Oír las voces de los críticos que denostan tu proyecto justamente por ser original, diferente, rompedor, disruptivo, amenazante, está bien como crítica constructiva, pero nunca para abandonar tus pasiones, tus ideas, tus sueños, si no para darte fuerza y seguir adelante. La gente que ha cambiado el mundo se ha mantenido en sus principios sobre todo cuando sus ideas iban en contra del conocimiento establecido: Einstein, Edison, Galileo, Keppler, Newton, Darwin, Eratóstenes.

Y para lograr resultados de tus sueños, ideas innovadoras, hay que ir paso a paso, observar con atención a los detalles en cada paso, y seguir paso a paso. Así fue como Eratóstenes midió la circunferencia de la Tierra. De él contaremos nuestra primera perla de Innovación.

Eratóstenes y la circunferencia de la tierra
Eratosthenes & measurement of the Earth taken from Spanish wikipedia Orginal text:Imagen:Eratostenes-circunferencia-polar.png De http://enciclopedia.us.es/index.php/Imagen:Eratostenes-circunferencia-polar.png {{GFDL}}

Mauricio Obregón dice en su Atlas de los descubrimientos cómo de innovador fue Eratóstenes que ya en el Siglo III AC midió con exactitud la circunferencia de la Tierra. Estando en Alejandría, dónde fue bibliotecario de su magnífica Biblioteca y templo del saber, observó que el ángulo en el que daba sombra el sol en el solsticio de verano el 21 de Junio no era igual al observado en Syen dónde era cero porque el sol caía perpendicular en un pozo. Eso le dio la idea de como la Tierra era redonda, y si conocía éste ángulo, que midió (7 grados y 12 minutos ) y la distancia entre Alejandría y Syen (hoy Assuán) le daría la circunferencia de la Tierra. Y la calculó. Envío a un esclavo a contar los PASOS entre las dos ciudades, los PASOS eran las medidas de longitud de entonces y así sabiendo hoy la equivalencia entre los pasos y los metros sabemos que llegó a la medida de 25.000 millas de circunferencia o sea 40,000 km, con gran exactitud. Toda una proeza de reflexión y sabiduría, una perla de ejemplo de innovación para la época, hecha Paso a Paso y sin compararse con nadie más.

Ana María Llopis