Share Button

30 de octubre de 2014. El sector bancario se encuentra en la encrucijada de innovar o quedar fuera de la partida que se juega en la transformación digital. El sexto informe anual de “Innovation in Retail Banking” de la asociación financiera Efma y la consultora Infosys desvela cómo el sector bancario observa con recelo la irrupción en su campo de gigantes tecnológicos como Apple, Google y Facebook.

El mundo de las finanzas no es ajeno a una revolución tecnológica que, como un seísmo, afecta a todos los sectores económicos. El auge de las operaciones bancarias a través de dispositivos móviles sirve para ilustrar la importancia de la innovación dentro de un sector en el que surgen nuevos tipos de clientes, nuevas necesidades… y también nuevos operadores.

Dentro de este nuevo paradigma las firmas bancarias pueden elegir entre liderar la carrera o ser un follower. No es casual que este año el 84% de los bancos hayan aumentado su presupuesto en innovación y que en 2009 únicamente lo hicieran un 13%. En sólo cinco años el sector bancario ha comprendido que las reglas del juego han cambiado, y por ello cada vez más firmas bancarias recurren al expertise de compañías tecnológicas y, de forma creciente, de startups, jóvenes y dinámicas, para no quedar ancladas en un modelo de negocio caduco o de cara a paliar los efectos de la irrupción de compañías de otros sectores en el tablero de juego.

Banking 1

En esa línea, el informe señala cómo el 80% del presupuesto de innovación de las grandes firmas del sector bancario se destina a abrazar recursos externos, de cara a trazar estrategias de innovación o proporcionar herramientas que promuevan ésta dentro de la compañía, como las redes sociales de ideas de Innovation Agora.

Además, dentro de este nuevo ecosistema digital la banca de países emergentes parece operar con ventaja. Según Efma e Infosys varias firmas bancarias de  Polonia, India o Turquía han hecho de su juventud virtud, y se sitúan entre las más dinámicas e innovadoras del sector gracias a la rápida adopción de las nuevas tecnologías y a la ausencia de tics arcaicos.

En el lado contrario, señala a la banca norteamericana y a la del viejo continente como las más inmovilistas. Ni siquiera la mitad de sus compañías quieren liderar la innovación en su sector. Y el 38% de ellas se conforman con ser “fast followers” de una carrera trepidante en la que quienes menos arriesgan se exponen a ser incapaces de recoger el testigo.

Puedes acceder aquí al informe completo de Efma e Infosys.